lunes, 21 de abril de 2008

Lo que el viento trae

No se trata de hacer un juego de palabras alrededor de la mítica película dirigida por Víctor Fleming, sino del título del último álbum de un autor español al que en los último años personalmente le había perdido la pista: Jaime Martín.

Acostumbrado a las historias urbanas de títulos como Sangre de Barrio o Los primos del parque, ahora me encuentro ante un autor mucho más cuajado, tanto estética, como narrativamente. En este álbum, recientemente publicado en nuestro país por Norma, tras haber aparecido inicialmente en 2007 en Francia de la mano de Dupuis, el autor plantea una historia, ambientada en la Rusia previa a la revolución de 1917, en la que se mezclan elementos propios de las leyendas eslavas, con aspectos de crónica social de una época en la que la razón a duras penas podía imponerse ante la superchería y la ignorancia de unas gentes que bastante tenían con lograr que después de cada día viniese un nuevo amanecer.

La historia está bien planteada, con bastante nervio narrativo, aunque decae un poco en el último tramo y el final es algo previsible.

Aún así es un trabajo muy interesante, que me ha servido para descubrir registros hasta ahora desconocidos de este autor, que ha enriquecido visualmente su habitual dominio del dibujo y el color, manteniéndose fiel a la pureza de líneas, pero reforzando el trabajo con el color, matizándolo en las gamas y dándole un mayor valor y peso narrativo.

Por lo demás, una buena edición por parte de Norma y un acierto el incorporar al final una serie de explicaciones realizadas por el autor sobre el génesis de la obra y cómo la llevó a cabo.