sábado, 5 de noviembre de 2011

70 aniversario de el PERICH


Aficionado como soy a la historieta y al humor gráfico, hoy es un día especial para mí en el que quiero recordar, en el 70 aniversario de su nacimiento, a uno de los creadores más lúcidos e importantes de la España del siglo XX: Jaume Perich Escala, más conocido por el nombre de guerra con el que firmaba sus trabajos, el Perich. Desgraciadamente para todos los que le seguíamos, falleció prematuramente el 1 de febrero de 1995, a los 53 años.
Mi primer recuerdo de él se remonta a 1972, tenía yo entonces 12 años, cuando en la Fira del Libre de mi pueblo, Premià de Mar, me compré un ejemplar de su libro “Els tres peus del gat”, publicado por Edicions 62. Eran los tiempos finales de la dictadura franquista envuelta en un cierto aperturismo, de la carrera espacial, de las ansias europeístas del régimen, etc. Y Perich, que todavía no incluía “el” en su firma, lo diseccionaba todo con su escalpelo visual y lingüístico. A partir de ahí me convertí en un seguidor suyo, hasta sus últimos años en la revista El Jueves, en la que nos legó su impagable serie “Noticias del 5º Canal”, una de las mejores demostraciones de humor inteligente y comprometido de cuantas he conocido.
El Perich, participó en algunos de los proyectos editoriales más importantes del tardofranquismo y de la transición, como fueron la revista Hermano Lobo, de la que fue miembro fundador, o Por Favor, que codirigió junto con Manuel Vázquez Montalbán. Durante años su afilada ironía se vertió en sus colaboraciones diarias en la prensa barcelonesa, en periódicos como El Correo Catalán, La Vanguardia o El Periódico de Catalunya. También acogieron sus trabajos otras revistas como Interviú o El Jueves, en la que desarrollo una de sus series más exitosas y beligerantes, las “Noticias del 5º Canal”.
Sin embargo la trayectoria de el Perich no se agotó en su faceta como humorista gráfico, sino que en Editorial Bruguera fue el primer traductor al castellano de algunas de las historietas francesas más emblemáticas, como Astérix, Teniente Blueberry o Aquiles Talón.
Otros de sus grandes éxitos fueron sus aforismos, juegos de palabras y frases cortas en las que reflexionaba sobre todo tipo de asuntos, con una lucidez y un sarcasmo que era imposible que te dejaran indiferente. Algunas de las recopilaciones, como el libro “Autopista” o “Nacional II”, se convirtieron en auténticos super ventas a principios de la década de los 70. A modo de ejemplo sirva el siguiente: Hemos creado una sociedad que no sólo es capaz de enviar el mundo a la mierda, sino de llenar de mierda el mundo. A ellos siguieron otros títulos como “Por el hacia Dios” o “De la nada a la miseria … (Consultorio histórico)”.
Desde un punto de vista personal, guardo un par de recuerdos muy especiales. El primero la entrevista que le hice en su domicilio de Premià de Dalt, en agosto de 1984, y el segundo cuando gestioné con él que se encargase de realizar la imagen conmemorativa del 150 aniversario de Premià de Mar, que se cumplía en 1986. Dos momentos que hoy vuelven a mi memoria, al recordar el 70 aniversario del nacimiento de El Perich.