martes, 27 de diciembre de 2011

XXI: Periodismo a la vieja usanza con nuevos formatos

Portada del nº 16. Otoño 2011.
Hace tiempo que tenía ganas de referirme a uno de los fenómenos comunicativos más relevantes de los últimos años: la revista francesa XXI (http://www.revue21.fr/)
Se trata de una publicación trimestral en papel (en plena era digital) que recupera algunas de las esencias del periodismo a la vieja usanza. Es decir, del periodismo que se esforzaba y preocupaba por conocer y comprender, para después poder trasladar y explicar. Un periodismo que practicamente ha desaparecido en aras al periodismo declarativo, fútil y políticamente correcto de nuestros días, que se limita a quedarse en la superficie de las cosas, sin rascar apenas, no vaya a ser que algún anunciante u organismo se enfade y retire la publicidad.
XXI, dirigida por Laurent Beccaria y con Patrick de Saint-Exupéry como redactor jefe, apuesta por lo contrario, apuesta por prescindir de la publicidad y esperar que el negocio le llegue, como en los viejos tiempos, por el interés de los lectores hacia aquello que le ofrecen. Es decir, por la calidad del producto. Como ellos mismos indican en el editorial del último número publicado, correspondiente al otoño de 2011, la publicidad ha abocado a la prensa a una dinámica malvada en la que lo que menos importa es el contenido, porque al fin y al cabo lo que interesa es captar al lector como futuro consumidor de los objetos y servicios que se publicitan.
Por el momento, su arriesgada apuesta está siendo refrendada por el exito, habiéndose convertido en un auténtico fenómeno en Francia. XXI saca 50.000 ejemplares trimestrales, al precio de 15 €. Esa es su sencilla aritmética basada en un principio simple y viejo como el mundo: pagar por un contenido que tiene un coste.
Los cultivadores de hachís. Reportaje en formato historieta. Nº 14. Primavera 20111
Este proyecto editorial tiene como lema 100% inédito, 0% de publicidad, y su contenido se basa en la realización de lo que ellos mismos denominan información de gran formato, a partir de un conocimiento directo, sobre el terreno, de los diferentes temas que abordan. La plasmación de esos contenidos se lleva a cabo utilizando diferentes formatos como la fotografía, el relato novelado, el reportaje periodístico o la historieta. Precisamente esta es una de la características más novedosas de XXI, pues en cada ejemplar aparece una historieta de 30 páginas en la que se desarrolla uno de los temas, después de una minuciosa investigación sobre el terreno. 
XXI representa, desde mi modesto punto de vista, una nueva oportunidad para el periodismo, huyendo de la precipitación y la rapidez que parecen ser los nuevos paradigmas informativos, y retomando la capacidad de análisis, reflexión, profundización y explicación como ejes que nunca deberían haberse perdido.