jueves, 19 de enero de 2012

75 Aniversario de RNE

Inauguración de los estudios de RNE en Badajoz, 28 de noviembre de 1990
Hoy se cumple el 75 Aniversario de RNE, en un largo recorrido que le ha llevado desde su nacimiento, como herramienta de propaganda de los golpistas levantados en armas contra el gobierno constitucional de la República, hasta nuestros días, como canal público al servicio de una sociedad democrática como la española.
Amante como soy de la radio y como medio de comunicación en el que hice algunos de mis primeros pinitos periodísticos, hoy no puedo por menos que recordar mi paso por RNE, en uno de los períodos profesionales más gratificantes de mi vida.
Durante siete años, entre abril de 1989 y agosto de 1996, tuve la fortuna de trabajar en RNE. Primero como director de la emisora de Plasencia. Después como director de la emisora de Badajoz, en sustitución de un histórico de las ondas extremeñas, como mi apreciado Manolo Pérez. Más tarde, ya en 1993, me hice cargo de la dirección de la emisora de Cáceres, junto con la dirección territorial de RNE en Extremadura, relevando a uno de mis maestros en la profesión, Antonio Villalobos.
De esos años guardo recuerdos imborrables, que he rememorado hoy revisando viejas fotos de entonces, de las que todavía conservamos en álbumes que no requieren de un ordenador para contemplarlas.
Aparte de multitud de anécdotas, de momentos buenos y malos en lo profesional, lo mejor, como siempre ha sido en mis trabajos, lo encontré en la gente con la que tuve la enorme suerte de coincidir durante esos años. Compañeros de trabajo en Plasencia, Badajoz y Cáceres, de los que aprendí mucho y a los que traté de coordinar (pues de eso se trata el ejercicio de la dirección) de la forma más acertada posible. Algunos de ellos siguen al pie del cañón, otros tuvieron que dejarlo en su mejor madurez por culpa de esos ERE que los sacaron del mercado laboral con apenas 50 años. Y también alguno nos dejó para siempre. La lista es larga y no quiero enumerarla por no olvidarme de algunos, pero no quiero dejar de mencionar a gente como Matilde Vázquez, Pepa Bueno, Mª Ángeles Mayorga, Paco Mateos, Florentino Velaz, Carmen Iglesias, César Serrano, Carmen Herrero, José Antonio Lagar, Cele Gómez, Antonio Macedo, Manuel Macías, Nono, Inmaculada López y Víctor Paredes entre otros.
Como ya he dicho, fueron muchos los momentos vividos con intensidad, pero recuerdo especialmente, por la apuesta de modernización que supusieron, la inauguración de los nuevos estudios de la emisora en Badajoz, el 28 de noviembre de 1990, pasando a ocupar las actuales instalaciones de la Plaza de España. O el traslado de los estudios de la emisora de Cáceres, desde la Avenida de Alemania, hasta los antiguos locales ocupados por Radio Cadena Española en el complejo San Francisco, paso intermedio hasta la llegada, ya posterior, a los actuales de la carretera de Salamanca.
En cuanto a la labor informativa, propiamente dicha, disfruté muchísimo el tiempo de Plasencia. Una emisora pequeña, con un puñado de personas que éramos más amigos que trabajadores, en el que todos dábamos el callo. En esa época intentamos expandir la actividad por todo el norte de la provincia, y así hicimos programas en directo en los carnavales de Navalmoral de la Mata, o en el poco conocido entonces Carnaval de las Ánimas de Villar del Pedroso, en la comarca de La Jara Extremeña.
Posteriormente, en Badajoz y Cáceres, las cosas adquirieron otra dimensión. Me viene a la memoria el ascenso del C.D.Badajoz a segunda división, con un memorable triunfo ante el Cartagena, que narramos por triplicado Manolo Pérez, José Antonio Lagar y yo.
También la caída de Montserrat Caballé en el Anfiteatro Romano de Mérida, en julio de 1990, al final de la representación del ballet “Romeo y Julieta” dirigido por Rostropovich. Fue una noche especialmente larga, en la que estuvimos acompañando a Ángeles Mayorga y Nono, nuestro técnico, en la emisora de Mérida, mientras se preparaban y enviaban multitud de crónicas sobre lo ocurrido.
Y otro recuerdo muy presente es el trágico accidente que se produjo mientras se trabajaba en las obras de perforación del túnel de Miravete. Fue en febrero de 1994 y en el mismo fallecieron 4 trabajadores y otros 3 tuvieron graves lesiones. En una época en que apenas había móviles, conseguimos contactar con Carmen Iglesias, que iba en la unidad móvil que había estado cubriendo los carnavales de Navalmoral de la Mata. A partir de ahí fueron horas de tensión informativa que nos hizo pasar muchas horas en guardia.
Estos y otros muchos forman mi galería de recuerdos, junto con infinidad de personajes con los que tuve el privilegio de coincidir, a los que entrevisté o a los que conocí durante mis años de permanencia en RNE. Por lo tanto, de algún modo, hoy también me siento partícipe de la enhorabuena por este 75 aniversario.