lunes, 27 de abril de 2009

MACC: reafirmando la red multicultural


Durante cuatro días he estado en Tenerife con motivo de la presencia de nuestra empresa e-Cultura, como organización colaboradora e invitada en la primera edición del Mercado Atlántico de Creación Contemporánea (MACC). He vuelto con las pilas cargadas, satisfecho por el buen resultado del trabajo desarrollado y por la convivencia interna que hemos tenido, que nos ha permitido conocernos mejor y fortalecernos como grupo.
Pero además, me ha servido, de nuevo, para reafirmarme en que la multiculturalidad en red es un fenómeno irreversible. Creo que la humanidad ha sido siempre multicultural. La historia del mundo es la de los constantes flujos y reflujos culturales, la hibridación permanente (voluntaria u obligada). La gran diferencia es que ahora esos procesos que antes se medían en siglos o décadas, se miden en años, meses o días. Otra diferencia, creo, es que en muchos casos es buscada, propiciada e incluso anhelada, por su capacidad de enriquecimiento, de aportar valor y perspectivas a las cosas. Para algunos pueden parecer entretenimientos de las ricas y en ocasiones aburridas sociedades desarrolladas, pero estoy seguro de que no es así. Es más, creo que puede ser una aportación importante para el entendimiento y la comprensión del otro, así como para la superación de las desigualdades globales que existen en el planeta.
Estas son algunas de las reflexiones que me han surgido observando lo que estos días ocurría entre salas, pasillos y vestíbulos del Auditorio de Tenerife.
El MACC es una iniciativa en cuya puesta en marcha han confluido personas y organizaciones distintas, pero no distantes, unidas por la convicción común en la potencia del proceso creativo como factor de desarrollo para la sociedad.

Personas y organizaciones como Manel Montañés, director del encuentro y ex-responsable de la Fira de la Música de Vic; Manuel Vizcaya, de Mirmidón; Vítor Belho y Paco de Pín; e-Cultura, con Félix Lozano a la cabeza. Gallegos, canarios, catalanes, extremeños, madrileños, andaluces, etc., arrimando el hombro en un esfuerzo común, tejiendo la red multicultural.