miércoles, 28 de marzo de 2007

Tengo una pregunta para usted


Esta noche mi vena periodística me ha llevado a sentarme pacientemente ante la televisión para ver la primera entrega del nuevo formato de programa de TVE titulado “Tengo una pregunta para usted”, que ha tenido al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como protagonista.
Lo cierto es que después de la promoción que le habían estado haciendo durante estos días, me esperaba otra cosa.
Como formato televisivo me ha parecido bastante encorsetado, aunque hay que concederle el beneficio de la duda, dado que se trata de la primera experiencia.
Creo que le ha faltado ritmo y dinamismo, porque al carecer de un contraste directo de opiniones, ha tenido bastante de monólogo del presidente, que ha podido explicar con bastante tranquilidad y amplitud lo que le ha parecido oportuno, que no siempre coincidía con lo que le habían preguntado.
Esta escasa bidireccionalidad, se ha compensado en algunos momentos con una acertada realización, que no ha escatimado planos en los que los invitados en el plató mostraban en sus rostros las expresiones de escepticismo, aprobación o rechazo hacia las respuestas que estaban recibiendo por parte de Rodríguez Zapatero.
Por lo demás, una de las virtudes que sí ha tenido este programa ha sido el mostrar directamente muchas de las cuestiones que realmente preocupan e interesan a los ciudadanos de a pie, al margen del ruido político y mediático que habitualmente tapa la vida cotidiana.
Lo que si ha vuelto a quedar patente es el famoso “talante” de Zapatero y una cierto carácter imperturbable, que no parece alterarse por casi ninguna cosa.
En ese sentido se ha mostrado cercano y dialogante, al margen de que en algunas respuestas haya estado más o menos evasivo.Habrá que esperar al segundo programa, con Mariano Rajoy, para ver cómo evoluciona el formato y también si se mantiene el tono sosegado, quizás demasiado, que ha presidido esta primera entrega.